Categorías

20/10/2020

Arte Infernal

Actualidad, Rock y Deportes

Fallas que provocaron terremoto de 2007 en Aysén siguen activas y son peligrosas

Un estudio de la Universidad de Chile detectó múltiples fallas activas en el fiordo Aysén y que tres de ellas fueron las causantes del terremoto y tsunami de 2007. Además, la investigación concluyó que seguirán provocando sismos de importancia, debido a que no liberaron toda su energía ese año.

Se trata del estudio “Falla activa, ruptura de la superficie submarina y migración sísmica a lo largo del sistema de fallas Liquiñe-Ofqui, Andes patagónicos”, de los investigadores Angelo Villalobos, Gabriel Easton, Andrei Maksymowicz, Sergio Ruiz, Galderic Lastras, Gregory De Pascale y Hans Agurto Detzel, publicada en el prestigioso Journal of Geophysical Research: Solid Earth. 

La investigación demostró que la actividad sísmica de abril de 2007 que culminó con el terremoto de magnitud 6,2 y posterior tsunami fue generada por la activación de tres fallas del sistema Liquiñe-Ofqui en la Región de Aysén, siendo la falla Punta Cola la responsable del sismo de mayor magnitud. 

Además, mediante imágenes de reflexión sísmica de alta resolución y datos batimétricos, junto a la revisión de los datos de sismicidad local, se detectó que hay múltiples fallas activas en el área del fiordo Aysén a lo largo del sistema de Fallas Liquiñe-Ofqui en los Andes Patagónicos. 

Asimismo, evidenció que estas fallas fueron activadas durante la última secuencia sísmica de 2007 y una de ellas, la falla Punta Cola, rompió hasta la superficie provocando un terremoto de magnitud 6,2 que generó deslizamientos masivos y tsunamis locales. 

Otro dato del estudio fue que el mapeo de deslizamientos de tierra similares en las imágenes de reflexión sísmica de los sedimentos del fiordo demuestra que eventos parecidos ocurrieron al menos siete veces desde el último retroceso de la capa de hielo en el área, es decir, en los últimos 12 mil años. 

El autor principal del estudio, investigador doctoral Ángelo Villalobos, explicó que esto significa que se debe considerar la posibilidad de peligros sísmicos a lo largo de fallas de la corteza, especialmentecerca de áreas pobladas, producidos por, al menos las fallas Punta Cola, Quitralco y Río Cuervo. 

“Determinamos que varias estructuras han estado activas durante los últimos 12 mil años gracias a la evidencia de paleoterremotos con características similares al del 2007. Aunque no lo podemos decir con certeza ya que no hay registros exactos, nuestro análisis de sedimentos presenta rasgos que nos permiten proponer que este sistema de fallas tiene el potencial de generar eventos peligrosos modificando la visión obtenida de la metodología de paleoturbiditas usada hasta ahora”, indicó Villalobos. 

El sismo registrado en la zona en abril de 2007 es considerado superficial dado que su epicentro fue a sólo ocho kilómetros de profundidad causando remociones de masa, avalanchas y un tsunami de diez metros en la costa opuesta del fiordo Aysén. 

“Es muy probable que genere sismos importantes en el futuro porque las fallas no liberaron toda su energía en el último evento, en especial la Falla Río Cuervo. Hay que considerar que algunas de estas fallas son de cien kilómetros de largo y los canales tienen murallones con paredes muy verticales. Debemos considerar estos elementos en los mapas de riesgo sísmico de la zona”, advirtió Villalobos. 

Por su parte, el académico Gabriel Easton, del Departamento de Geología, señaló que este estudio indica “la posibilidad de terremotos corticales implica intensidades localmente mayores a las registradas durante los terremotos de subducción, en el contacto de las placas tectónicas de Nazca y Sudamérica, incluyendo, sobre la falla misma, la posibilidad de ruptura en superficie, tal como señalan los resultados de este trabajo”. 

CL/Aton Chile