Categorías

29/10/2020

Arte Infernal

Actualidad, Rock y Deportes

Jonnathan Oyarzún/Aton Chile

Raquel Argandoña: “Mi hijo está amarrado 24 horas… hasta a un perro lo sueltas”

La animadora se quejó entre sollozos por el mal trato que, acusa, recibe su hijo Hernán Calderón Argandoña por parte de Gendarmería en la clínica donde cumple prisión preventiva por parricidio frustrado. Su abogado pidió los custodios "que respeten los derechos humanos". (Imagen de archivo).

Entre lágrimas, la animadora Raquel Argandoña se quejó por el trato que estaría recibiendo su hijo, Hernán Calderón Argandoña, por parte de Gendarmería en la clínica Los Cedros de La Reina, donde cumple prisión preventiva por parricidio frustrado. 

La animadora de televisión llegó hasta las puertas del centro psiquiátrico junto a uno de los abogados del joven de 23 años, Mario Vargas, para explicar las razones que los llevaron a presentar hoy una cautela de garantía y un amparo judicial ante el 4° Juzgado de Garantía de Santiago, acusando tratos inhumanos. 

“Mi hijo necesita tratamiento, los profesionales no lo han podido diagnosticar. Está… te lo juro, está amarrado 24 horas. ¡24 horas de manos y de pies, con una cadena, ni siquiera se la sueltan para bañarse ni tampoco para comer!… Hasta a un perro tu lo sueltas para caminar”, denunció sollozante la conductora de televisión. 

“¡Es injusto, es injusto! Entonces, ¿de qué hablan los matinales cuando dicen que esta clínica es un spa? Mi hijo necesita tratarse”, fue su amargo relato. 

“Tengo que contar algo: se ha dicho que esta clínica es un spa… No es un spa, la jueza dijo que mi hijo estaba privado de libertad. Me llamó la sicóloga para hacer una evaluación, hablé con ella, yo tenía derecho a ver a mi hijo, estoy esperando hace cuatro horas que me dejen verlo y Gendarmería no me dio la autorización para ver a mi hijo y también me prohibió las llamadas”, añadió Argandoña. 

“NO DEJAN QUE LA MADRE ENTRE” 

Según detalltó Vargas, Gendarmería, a cargo de la custodia del joven en la clínica, lo ha mantenido engrillado de pies y manos, día y noche, debiendo comer, ducharse y no se lo deja caminar ni salir de la pieza, incomunicado y no dejándolo tener tratamiento médico. 

“La magistrado tomó una decisión de privación de libertad hacia mi representado y se toma la determinación de traerlo a esta clínica para que pueda ser tratado de una enfermedad, para que pueda ser rehabilitado, pero lo que vemos en la actuación de Gendarmería es totalmente opuesto al dictamen de la jueza. Están tratando de evitar que mi representado tenga algún tratamiento médico”, acusó Vargas. 

El abogado añadió que los gendarmes a cargo de la custodia de Calderón Argandoña “no dejan entrar a los doctores, no dejan que los psiquiatras puedasn trabajar con él, no dejan que la madre entre, lo tienen incomunicado, no dejan que reciba llamadas, lo tienen encadenado las 24 horas del día y, efectivamente, ni un perro recibe ese trato. Para dormir, para ducharse y para comer está con tres gendarmes”. 

“Estos actos son completamente inhumanos y crueles, los que han perjudicado el tratamiento que debía seguir nuestro representado. El tratamiento no se ajusta a derecho y vulnera sus garantías constitucionales. Por ello, hemos recurrido al tribunal para que se establezca el imperio del derecho”, apuntó Vargas. 

“Ha empeorado el cuadro de mi representado. Pasó una muy mala noche, tuvo un cuadro febril, los doctores dicen que lo ven mucho más ansioso y eso es por la actuación desmedida de Gendarmería. Nosotros queremos que Gendarmería respete los derechos humanos. Cualquier privado de libertad tiene derecho a tener visitas y a comunicarse con su abogado”, añadió. 

“La privación de libertad en ningún caso puede implicar la aplicación por parte de Gendarmería de medidas de seguridad, tormentos o restricciones que resulten más gravosas que las dispuestas por el órgano jurisdiccional y siempre conforme a lo preceptuado por la Constitución y la ley, lo que, a juicio de esta parte, en el caso de marras no se está cumpliendo”, señala parte del escrito presentado ante la corte. 

ATON CHILE